La vaca como estandarte

Comparte esta nota 03.02.05

Como podemos leer en ZONAi, los dueños de Milka, Oreo y otras tantas, la empresa Kraft, quiere fagocitar una pequeña empresaria francesa (profesión: costurera) llamada Milka Budimir, por haber registrado milka.fr. Los abogados tienen alegatos al parecer absurdos.

Registrar un nombre de forma abusiva con el objetivo de revenderlo, negociarlo con la compañía propietaria legítima, abusar, bloquear el acceso a la marca y utilizar la notoriedad del nombre para aumentar el tráfico en el sitio en cuestión.

Piden € 6.500 de indemnización (no veo por ningún lado que también pida los derechos de milka.fr). La víctima, en cambio, sólo pide € 100.000 por problemas de salud generados por el procedimiento abusivo de Kraft. Estamos ante una persona bien asesorada; su abogado describe los procedimientos como “presiones increíbles”.

Mientras buscaba más información al respecto, me encuentro con que en Barrapunto que se pregunta cómo el caso llega a tribunales cuando lo único que puede confundir al visitante es el nombre del sitio, no así el contenido o el producto ofrecido. Mi pregunta es ¿cuánto dinero se ahorra Kraft por comprarle el sitio a un valor abultado, en vez de entablar juicios por seis mil quinientos euros a una persona quizás sin tanto poder adquisitivo? ¿Será que los abogados son a sueldo y tienen que mantenerlos ocupados para no sentir que pierden dinero?

Muchos han tenido la idea de sobornar una empresa a cambio de su sitio web. La Sra. Budimir lo hizo sin esa voluntad destructiva y/o materialista, y así le esta yendo: unos señores que tatúan su nombre en una vaca violeta la acusan de llamarse Milka. ¿Cuál será el desenlace? Comente y vote.

2 comentarios

beto

04.02.05

Aquí hace un tiempo un jovencito que quería pasarse de listo registró dominios .com de varios bancos locales con la idea de vendérselos a precio de oro. Sin embargo la policía (y el ejército de abogados de los bancos) pudo más y hoy está tras las rejas por extorsión.

Este caso es bastante distinto – típica historia del pez -o vaca- grande y gordo (Milka) tratando de comerse al pez chico por cualquier medio y excusa. ¿Quién fue primero, Milka la marca o Milka la costurera?

En todo caso cien mil euros no son nada para una empresa como Kraft – pero evidentemente prefieren montar un show a expensas de la integridad de la afectada y para darse aires de invencibles… la historia de “conquistas” corporativas repetida una vez más.

leo

01.08.06

no puede ser q sean tan hijos de la madre, la señora tenia su dominio y tenia derechos, no son nadie para hacerle pagar derechos, era su nombre, esta bien q la marca se creo antes, pero ella fue la q creo primero la pagina y a joderse.

Deja un comentario

Cerrar
Compartir con un amigo